Dólmenes de Las Loras

En los páramos que presiden las zonas altas de Las Loras se localiza uno de los mayores conjuntos dolménicos de Europa. Sus inicios datan de hace unos 6400 años (4400 aC), durante el Neolítico, y los arqueólogos confirman una utilización posterior de más de dos mil años, hasta el 2000 aC.

Los dólmenes son tumbas colectivas. El conjunto no solo lo compone la conocida cámara hecha de grandes bloques de piedra sino que a menudo el dolmen aparece rodeado y cubierto por un montón de tierra o piedras, formando una colina artificial denominada túmulo. En otros casos, el dolmen presenta un pasillo o corredor que lo conecta con el exterior y que es por donde desfilaba el cortejo funerario. Este tipo de monumentos megalíticos se distribuyen ampliamente a lo largo de la fachada atlántica de Europa, desde Escandinavia hasta Marruecos y algunas partes del Mediterraneo.

En Las Loras contamos con algunos de los mejores ejemplos de tumbas de corredor de todo el Norte Ibérico. Al contrario que en otros lugares de Europa, en nuestra zona todos los sepulcros de corredor tienen la entrada orientada hacia el amanecer del SOLSTICIO DE INVIERNO (alrededor de 122º), resaltando la importancia que para estas sociedades antiguas tenía tanto la muerte como esta fecha tan simbólica. Solo durante el solsticio de invierno y sus días inmediatos, el sol conseguía entrar por el corredor e iluminar la cámara del fondo, que el resto del año permanecía oscura.

11234813_756849021112461_3214060506831582530_o

Foto de PXAlex con un gráfico superpuesto de la orientación de los sepulcros de corredor encontrados en la provincia de Burgos, según Gil Merino et al. (2009).

En el siguiente vídeo se puede ver cual sería ese increíble efecto: https://www.youtube.com/watch?v=xL8PrrWHXGU

DOLMEN DE LAS ARNILLAS, MORADILLO DE SEDANO

El dolmen de Las Arnillas se sitúa en el borde del páramo, dominando visualmente una amplia zona de los alrededores. Mide más de 25 metros de diámetro y fue construido hacia el 3500 aC y abandonado como sepulcro en torno al 2500 aC. En el interior de la cámara sepulcral se han hallado los restos de unos 50 individuos. En el corredor se encontró otra zona no expoliada con 13 cráneos que sugieren la idea de un culto al cráneo. Cinco de estos cráneos muestran signos de trepanaciones aunque en ningún caso se evidencian alteraciones patológicas que pudieran justificar una intervención quirúrgica. Todos sobrevivieron a la cirugía. Esto ha llevado a pensar que quizás se realizara con una finalidad mágico-religiosa (Campillo, 1983; García Ruiz, 1993).

El ajuar que presentan es en general bastante pobre. En los enterramientos más antiguos, triángulos y trapecios de sílex, más o menos microlíticos, a más de espátulas de hueso tipo San Martín-El Miradero; en los más modernos, puntas de flecha romboidales o pedunculadas con retoque plano; en la generalidad, láminas-cuchillo, hachas pulimentadas y una pléyade de cuentas de collar. Sólo en casos contados, vasijas cerámicas (Delibes y Rojo, 1992).

Sólo una parte de los miembros del grupo tuvieron derecho a enterrarse en este tipo de monumentos funerarios. Se excluyó de él de forma bastante sistemática a los niños (tal vez no merecían tales honores hasta alcanzar cierta edad) y la representación de las mujeres en la tumba es dos tercios inferior a la de los varones (Delibes, 1995).

El territorio económico por excelencia del hombre neolítico de esta zona no parece haber sido los fondos de los valles sino esa paramera adusta y pobre, ya por entonces (¿de resultas de la propia actividad humana?) despojada básicamente de una cobertera arbórea importante (Muñoz Sobrino et alii, 1996), en la que, no obstante, todavía encuentran hoy alimento suficiente los rebaños de ovicaprinos.

 

DOLMEN DE LA CABAÑA, SARGENTES DE LA LORA.

El dolmen de La Cabaña está situado en el municipio de Sargentes de Lora y en el solsticio de invierno del 2018 el Ayuntamiento ha organizado una visita guiada para ver el efecto que producen los primeros rayos del sol entrando por su corredor.

48414791_10155791787735880_3081418140416999424_n (1)49167978_10155791787270880_2317812687930654720_n48420298_1469424206521602_8695124027615739904_o48994187_10155791787490880_736970857045295104_n (1)

48421259_10155791787310880_7032723830091022336_n (1)

Solsticio de invierno 2018 en el dolmen de La Cabaña, Sargentes. Fotos de Elisa Rivero.

 

ESTRUCTURA DE LOS DOLMENES DE LAS LORAS

Recientemente (Gil-Merino, Moreno, Delibes y Villalobos, 2018) se ha publicado un trabajo titulado “Luz para ver y ser vista: los efectos de la iluminación solar durante el solsticio de invierno en los dólmenes de corredor de la provincia de Burgos“, que profundiza en el significado y circunstancias culturales en las que se construyeron los sepulcros de corredor neolíticos de esta zona, combinando características astronómicas, topográficas y orográficas del terreno circundante.

Se describe el trabajo de campo realizado para observar sobre el terreno los efectos de la luz del sol naciente en varios de tales dólmenes, demostrando que las orientaciones fueron minuciosamente calculadas para propiciar que, unos pocos días en torno al comienzo del invierno, los rayos solares se adentraran por el pasillo e iluminaran el interior de los sepulcros y manifestaciones artísticas asociadas situadas en la cámara sepulcral.

 

48383762_1465412280256128_4927541001456713728_o

Modelo de dolmen de corredor orientado al orto solar del solsticio de invierno. La trayectoria del sol (círculos negros) permite comprobar cómo éste únicamente alcanzaría a iluminar el interior de la cámara al amanecer. Texto e imagen de Gil-Merino, Moreno, Delibes y Villalobos (2018).

48419960_1465404280256928_1212132181447540736_n

Plantas de los sepulcros de corredor de Las Loras. Existe una casi total coincidencia entre sus ejes de simetría (línea gris) y la proyección del sol naciente en el solsticio invernal (línea roja). Texto e imagen de Gil-Merino, Moreno, Delibes y Villalobos (2018).

 

Aunque solemos pensar que los sepulcros de corredor como este tenían todos una cámara sepulcral cubierta de grandes lajas de piedra y tierra por encima, existen numerosas variantes por toda la Europa Atlántica, incluyendo tipologías sin techo.

Parece ser que los de Las Loras, o bien tuvieron el techo de madera o bien nunca llegaron a tener la cámara cubierta, como se han documentado también en Bretaña, Escocia o Dinamarca. La Cabaña es uno de los mejor conservados de entre los más de 30 dólmenes que se hallan en la zona.

20689696_1116001471863879_5204179343792272555_o

Vídeo completo en: https://m.youtube.com/watch?v=KjJepJx6Dl8

Reconstrucción virtual en 3D del conjunto dolménico de Cubillejo de Lara a cargo de Ledo (2016).

Este dolmen tiene una estructura similar a la de los dómenes de Las Loras: Corredor parcialmente techado y cámara cubierta por una estructura vegetal.

21150018_1125838860880140_3637521901219224931_n

La foto a) corresponde al estado de conservación actual; la foto b) a su reconstrucción virtual: túmulo realizado de acuerdo a Osaba et al. (1971) y la cubierta cameral de entramado vegetal, está basada en Arias (1989), comúnmente aceptada hoy día para este tipo de estructuras.

La trepanación craneal entre pobladores neolíticos de laLora Burgalesa

 

Anuncios

Torques de Sargentes, Las Loras

Una torques (del latín ‘torqueo’, torcer, debido a su forma torcida) es un collar rígido y redondo, que está abierto en la parte anterior, como una herradura circular. Típicamente las dos puntas de la torques presentaban ornamentos esculpidos con esferas, cubos o formas zoomórficas y, con menor frecuencia, figuras humanas. Las torques estaban hechas de cuerdas de metal entrelazado, normalmente oro, bronce o cobre, y en muy pocos casos plata.

Los torques eran usados por varios pueblos de la Edad de Bronce, desde 1000 a. C., hasta alrededor del año 300, incluidos los gálatas, varias tribus germánicas de Escitia y los persas. Sin embargo, es ampliamente conocido como un collar típicamente céltico, de la época de La Tène, llevado sobre todo por bretones, galos, celtíberos y galaicos.

A poco más de 3 Km. al NW de la localidad de Sargentes se encuentran las ruinas de un despoblado conocido con el nombre de «Vil latría». Hace algunos años, y de forma fortuita, se descubrió un torques excepcional de bronce, fuera de todo contexto arqueológico, a no ser que quiera vincularse a unas presuntas estructuras tumulares próximas.

La pieza perfectamente conservada está decorada en su cara externa a base de haces de incisiones oblicuas en sentido contrapuesto y yuxtapuestas, que dejan entre sí espacios triangulares lisos. Las extremidades se rematan en apéndices redondeados, absolutamente desprovistos de decoración. Su cronologización dentro de la Edad del Bronce parece muy probable, si bien los datos son insuficientes.

15252486_936782786452416_3407058430699861161_o

Foto del Museo de Burgos.

Sargentes de la Lora es Cantabria, según su insigne hijo Andrés Manjón. 1875

Andrés Manjón y Manjón (Sargentes de la Lora, 30 de noviembre de 1846 – Granada, 10 de julio de 1923) fue un sacerdote, pedagogo y canonista, recordado especialmente como fundador de las Escuelas del Ave María, dedicadas a proporcionar una instrucción elemental a los niños marginados. Fue la mayor figura intelectual que tuvo este ayuntamiento en toda su historia conocida.

Andrés Manjón catedrático

Andrés Manjón tras conseguir la cátedra de Disciplina Eclesiástica en la Universidad de Santiago de Compostela. 1878.

 

A pesar de haber nacido en la provincia de Burgos, consideraba que su pueblo era tierra de Cantabria. Así lo declara en una carta escrita a Eugenio Montero Ríos, gallego de Santiago de Compostela, el cual llegaría a ocupar importantes cargos en los organismos del Estado, cómo el de Presidente del Consejo de Ministros. 

Insertamos la parte del escrito (en torno a 1875) dónde declara haber nacido en Cantabria, siendo natural de Sargentes de la Lora (Provincia de Burgos). 

Puede encontrarse esta carta, y más sobre la vida de este gran hombre, en los libros “Apuntes para una biografía de D. Andrés Manjón” de 1924 y “Vida de Don Andrés Manjón y Manjón, fundador de las Escuelas del Ave-María” de 1926.

15403590_947886845342010_7688750280334023992_o

 

En 1899, el Dr. Luis Marco, Redactor Jefe de la Revista Iberoamericana de Ciencias Médicas y gran amigo del pedagogo, escribió en su revista un pequeño homenaje a su figura titulado “Las Escuelas Manjón, ó del Ave Maria” en el que abunda en esta misma idea:15626536_952645381532823_7831445630589952375_o